No hay mal que por bien no venga

By 8 marzo, 2020Prensa

¿Alguna vez tras una situación estresante has experimentado esa especie de paz vacía por haber hecho todo aquello que dependía de ti y haber decidido cómo actuar en adelante? Normalmente esos momentos son fruto de inconsciencia o presiones externas que nos ponen a sitio internamente sin pensar demasiado. Son como un momento de lucidez no buscado que le podemos llamar “aha moment”, “eureka” o como cada cual quiera. Es un chute de claridad gratuito fruto de un momento incómodo, de ahí el título “no hay mal que por bien no venga”.

Recuerdas o reconoces alguna situación que no es un problema sino que fue o es una circunstancia puntual que dentro de lo malo te hizo o te hace valorar lo bueno? Primero de todo debemos saber diferenciar una situación incomoda de un problema y de un drama aunque las tres puedan incapacitar momentáneamente tu bienestar. Si no sabes diferenciarlo puede que estés invadido por un único pensamiento que no te deja ver más allá y es aquí donde una visión externa, ya sea de un amigo o de un psicólogo (dependiendo de la gravedad del asunto) puede ayudarte a llegar al aha moment para tirar de la vida con una actitud que suma hasta en los “malos” momentos.

El bien y el mal, lo que está bien y lo que no, las etiquetas impuestas, las creencias limitantes y los bucles sin salida. Los psicólogos desde Barcelona o desde cualquier lugar del mundo nos hartamos de ver cómo la gente podría ser mucho más feliz (aun teniendo problemas) y estamos orgullosos de aquel que intenta darse cuenta de lo que depende de él mismo. Es en estos “aha moments” en los que te recuerdas a ti mismo que los problemas extra no tienen cabida en tu vida, ya sea porque hay algún drama, problema o porque todo va bien. Al final lo que cuenta es como cada uno vive, porque todo se remite a lo que sentimos, pensamos y hacemos cada día. Lo correcto es aquello que no invade al otro y a ti te parece bien acordé a tus creencias para poder vivir con coherencia en comunidad.

En resumen, el aha moment es cuando una circunstancia te regala un pedacito de autoconocimiento de ti frente a la vida y te hace sentirte cómodo y orgulloso en ella. La culpa y la razón en cualquier momento de esta índole te la puedes quedar toda, a mi no me interesa.

La vida esta llena de pequeños y grandes aha moments, todos importantes. Sentir sin juzgar es evolución. Respetar, la opción.

Aha.

Psicólogos Barcelona.

error

Disfruta de este blog.Pasa la voz:)